Dos amplias casas de descanso te esperan en un concepto único y exclusivo, ubicado en una privada junto al bosque en una superficie de 2000 m2, en donde podrás disfrutar de la tranquilidad y experiencia de un pueblo mágico y tan sólo a 15 min. caminando del centro.

 

Cada una cuenta con porche, sala con chimenea, amplia cocina abierta, comedor y medio baño.

En planta baja y segundo piso se encuentran de dos junior suites, ambas con con dos camas matrimoniales, chimenea, vestidor y baño.

La master suit cuenta con una cama King size, chimenea, vestidor, un amplio baño y una terraza que te permitirá disfrutar la increíble vista de Huasca de Ocampo.

 

Ambas cuentan con internet y servicio de limpieza si así lo requieres. Al encontrarse dentro de un conjunto residencial, podrás disfrutar de paz y tranquilidad que Las Hadas Residencial tienen para ti.

¡Reserva ahora!

 

Puedes rentar alguna de nuestras casas o, si lo prefieres, puedes rentar por habitación.

Casa María

Casa Elena

Por Habitación

¿Por qué visitar Huasca?

 

Aquí podrás disfrutar del aire puro, de la tranquilidad del bosque y de los muchos atractivos que este Pueblo Mágico y Geoparque nos ofrece. Cabe destacar que Huasca fue el primer Pueblo Mágico nombrado por la Secretaría de Turismo y en mayo de 2017, La UNESCO designó en Huasca la Comarca Minera como nuevo Geoparque Mundial.

La zona se llama así porque es rica en yacimientos de metal, de piedras de obsidiana, minas y haciendas en donde se procesaban los metales.  Los principales lugares de interés son Los Prismas Basálticos, Las Haciendas de Santa María Regla y San Miguel Regla y Las Cumbres Volcánicas de los cerros El Orcón y el Jacal a más de 3000 metros sobre el nivel del mar. La Hacienda de San Antonio Regla está casi completamente bajo el agua debido a que se construyó una presa para poder generar electridad a las haciendas.

El nombre correcto del municipio es  “Huascazoloyan” proviene de la lengua Nahuatl, que significa ” Lugar de alegría y agua”, el apéndice “de Ocampo” se adoptó en el honor de Melchor Ocampo, que vivió brevemente en la mitad del siglo XIX.